DANIEL RIVERA / SILVIA MADERA

Después de más de 100 candidaturas online y 13 ciudades visitadas ya tenemos a los doce aspirantes que durante los próximos meses se enfrentaran entre sí con el objetivo de alcanzar el título de Edgar Allan Poet España 2016.

A lo largo de la semana iremos desvelando de dos en dos el nombre de los nuevos concursantes y, por primera vez desde el comienzo de este proyecto, publicaremos los poemas con los que se presentaron al casting. ¿Queréis conocerlos?


PRIMER CONCURSANTE

DANIEL RIVERA RUIZ

 

Daniel Rivera

Este joven de 24 años, natural de Valladolid, se considera seguidor del concurso desde su nacimiento.

Tras intentar participar en la edición anterior ha decidido volver a apuntarse al considerar TEAP una gran herramienta de difusión y participación cultural.

Ahora que por fin se ha convertido en concursante, ¿conseguirá alzarse con la victoria?

Twitter: @daniriverar
Instagram: daniriverapoesia
Web: http://www.danirivera.es

Resultado de imagen de valladolid

 

Un cielo dado la vuelta

 

El mar es como un cielo dado la vuelta,

es algo similar a cuando tú entraste en mi vida

poniéndolo todo del revés

con ese desorden tan tuyo

que yo ni siquiera sabía muy bien

dónde estaban mis pies

pero seguía teniendo muy claro

hacia dónde ir con ellos.

A tu encuentro.

O hacia el mío.

Porque el día D en el que desembarcaste

en esa soledad tan densa

que antes me pertenecía,

borraste los cuervos,

suprimiste las nubes,

cancelaste los paraguas,

declaraste inconstitucionales

las tiritas y la sal de las lágrimas

y ahora todo me sabe

a primer día de vacaciones,

todo me huele

al aire que llena los pulmones

al llegar a la costa

y bajar la ventanilla impaciente de las ganas.

Eres verano.

Tú y tu laberinto de anémonas turquesas en el iris

y los estallidos de libélulas libres en cada parpadeo,

te soplo una pestaña y vuela la imaginación

de saber que no hay ningún deseo

por el que quisiera cambiarte.

Da la casualidad de que tienes

los ojos que siempre quise que me vigilaran,

la melena color trigo que deslumbra al sol

y esa locura maravillosa

que dejaría sin aliento a la más terrible de las pesadillas.

En la playa todos te miran como si fueses un océano,

como si fuesen incapaces de ver tu horizonte,

como si se acabaran de dar cuenta

de lo que yo sé desde hace mucho tiempo:

que no sé cómo lograste encerrar a la eternidad

en el uno setenta que mide tu cuerpo.


SEGUNDO CONCURSANTE

SILVIA MADERA GÓMEZ

 

Silvia Madera.jpg

Natural de Cádiz y residente en Puerto Real, esta joven de 18 años amante de la lectura, la música y la gente que le hace sentir que nunca se pierde, confiesa haberse hecho hace tiempo una promesa a sí misma: ser feliz.

Con ese objetivo se presenta a The Edgar Allan Poets, dejando atrás el miedo a arriesgarse a ser ella misma y que otros lo vean. ¿Será suficiente para ganar este concurso?

Twitter: @silviamago_
Instagram: silviamadera_

 

phonto

 

Mentiras como un templo

 

Cada vez que he dicho:

Soy fuerte, ya lo sabes,

me he roto por mentirosa.

Y es que a veces la sonrisa del prójimo

conlleva llanto propio,

es ley de muerte.

Parece que sólo soy feliz

cuando consigo lo que quiero,

pero cuando el mar no me despierta

desde una ventana de un ático de Madrid,

me enfado,

pataleo,

y le escupo a los cuatro vientos

que sin olas

yo no puedo volar.

Debería conformarme con saber

que para elevarme sólo tengo que batir las alas,

pero las perdí en una casa de apuestas.

 

Lo perdí todo,

menos la vergüenza.

 

Quizás por eso

aún me sonrojo cuando dices mi nombre

y comprendo que he estado toda mi vida

pronunciándolo mal.

Escuché que las noticias siempre vuelan,

y quise convertirme en una.

No tardé en ser demasiado mala.

Supongo que nadie me cree

cuando digo que he visto a un niño vivir

a través de una pantalla

o a un anciano morirse de sueños

-colocados demasiado altos para alcanzarlos

con una sola mano desde la silla de ruedas-.

Nadie me cree

cuando descubro que el moratón de ella

no fue creado por unas escaleras

sino por un es-cabrón.

Que su caída no fue accidental

sino occipital

y su cerebro se quebró al igual que su corazón:

en mil pedazos.

Todos miran para otro lado

cuando les digo en mayúsculas

que más niños mueren de hambre

que de risa.

Que no es más feliz el que más tiene,

sino el que más da.

Nadie me cree cuando pido hielo para el polo sur,

o agua limpia para las nubes ácidas.

Calor para el corazón frío

de los que ven cómo se mueren bajo la nieve

personas sin casa.

Desde que me convertí en mala noticia,

nadie quiere tenerme en su boca,

nadie quiere evadirse conmigo.

 

Pero eso sí,

vuelo más rápido que ninguna otra,

pues no hay nada que conduzca más la maldad

que el ser humano.

Anuncios

3 comentarios en “DANIEL RIVERA / SILVIA MADERA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s