IRIS LUQUE / JOHN OLIVER

TERCER CONCURSANTE

IRIS LUQUE

 

14163610_10153795315023053_75825653_o

Madrid la vio nacer hace 23 años y ahora el periodismo la mantiene los ojos abiertos para darle al mundo su visión a cada instante.

Escribe desde que tenía 11 años y cree que ésta puede ser una buena oportunidad de enseñarse a si misma que puede seguir haciéndolo bien.

Su camino la tiene “retenida” ahora entre azules y amor. Quizás un buen escenario para darle toda su inspiración a este concurso. ¿Qué creéis?

Esperamos que ella opine lo mismo.

Twitter: https://twitter.com/irisluque_

Facebook: https://www.facebook.com/irisluquelorente27

Webgram: http://webgram.co/irisluque_

MADRID EDGAR

 

 

Ideas aladas merodean por mi mente,

se chocan entre ellas y del golpe

salen miles de preguntas ácidas,

algún “lo sabías”

y media taza de autoreproches.

 

Dos cometas se agarran a mis brazos

cada una volando en una dirección,

agitándome la cabeza en cada bandazo,

susurrándome pesadillas al oído.

 

Y luego llegas tú,

que transformas los cometas en un paracaídas

hecho a mano por el mejor de los soñadores,

despertando a mi oscuridad,

prendiendo una cerilla para mostrarme la salida.

 

Tú, que con solo mirarme enhebras mi cuello de primaveras,

que enciendes mi luz con la electricidad de tus dedos.

 

Tú, y solo tú

haces que aprecie la belleza de los relámpagos

en medio de la tormenta

más oscura.


 CUARTO CONCURSANTE

JOHN OLIVER

 

14203697_10153795315113053_492219709_o

Madrid le acoge desde hace unos años, a él y a su arte aunque su raíz está en una isla del Mediterráneo donde él siempre vuelve a “casa”.

A sus 27 años ilustra y escribe con el alma en la mano en ambas disciplinas, ha escrito una plaquette de poesía, un libro de relatos y ilustrado varias portadas de libros de poesía.

Esperamos que para el concurso siga haciéndonos latir con los ojos cerrados y que “nos permita”  seguir disfrutándole.

Facebook: https://www.facebook.com/elamorespolvo

Instagram: https://instagram.com/johnolivers

Twitter: https://twitter.com/johnolivers

beautiful beach on the island mallorca

 

PERROS DESQUICIADOS

 

Llevamos a rastras los tropiezos

por lanzar piedras sobre el camino equivocado.

Bajo un tejado que tiembla por falta de cimientos

y ese miedo al que llaman frontera, porque suena bien,

porque la ignorancia acojona tanto o más que la ceguera,

y porque, aunque nos joda,

ser cobarde nunca explico tantas victorias.

 

Y los cuchillos siguen bailando sobre la mirada perdida

de aquellos incansables siervos de espejos rotos y corazones muertos

que ni nos miran, porque no nos ven,

y se precipitan calle abajo como una nube inhumana y gris

que nos golpea los hombros

por cuanto avanzamos;

ellos, como luciérnagas insomnes hacia la luz del final del túnel,

y nosotros, como vampiros mordiendo conciencias

en dirección contraria.

 

Ellos llaman a su venganza justicia

y le ponen nuestros ojos,

llaman poder a la obediencia impuesta

con la que hasta el sexo se convierte en un vicio domesticado.

Quieren hacer de nuestros anhelos un amasijo de sombras

y darnos un mechero mojado,

mientras prenden sus fallas en esta quema de brujas

por miedo a que no temamos, pero siempre

nos quedara voz para prender la hoguera,

como deciros,

la esperanza es lo primero que nos quieren quitar

esos perdedores.

 

Sujetan la mentira con pinzas y dejan que seque

bajo las hojas de un periódico escrito por las dos caras

de su moneda.

 

Pero sabemos

que bajo el tapiz acolchado de esa agónica ingenuidad,

que entre las bambalinas de ese escenario

de encarnizada tragicomedia sobre el que, día a día,

se celebra este desfile de sueños al matadero,

aguardan nuestras raíces sedientas de sangre.

Y con el rugir de los tambores de guerra bajo los pies

y las miradas cómplices de cielo abierto,

esperaremos al último acto,

esperaremos el toque de queda,

para gritar

hasta aquí habéis llegado.

 

Ahora, nos toca mover a nosotros.

 

No hay revolución más eterna que el arte

en un mundo de ignorantes en que la cultura

es el mayor signo de rebeldía.

 

Me pregunto a qué precio pagaran el perfume

de nuestro último aliento.

Me pregunto por qué sortear los baches

de su asfaltada vida en línea recta,

amenizando el suicidio

con un estribillo de los Rolling como telón de fondo

o cualquier balada de amor para presos.

 

Y ya puestos, y jodidos, os pregunto:

¿Qué esperáis vosotros de vosotros mismos?

¿De qué material se compone el laberinto que lleváis por mascara

y os aleja de esa idea de vida que imaginabais?

 

Me pregunto por qué vivimos siempre de los porqués

y desconfiamos tanto

de la respuesta.

 

Somos perros desquiciados

atravesando sueños de alambre de espino,

y por lo pronto,

voy dejarme la piel

por curar cada herida.

 

Porque aunque no tengo fe,

ni creo en los milagros,

tengo una vida por delante,

como vosotros.

Y estoy dispuesto a morir por ella.

Llevamos a rastras los tropiezos

por lanzar piedras sobre el camino equivocado.

Bajo un tejado que tiembla por falta de cimientos

y ese miedo al que llaman frontera, porque suena bien,

porque la ignorancia acojona tanto o más que la ceguera,

y porque, aunque nos joda,

ser cobarde nunca explico tantas victorias.

 

Y los cuchillos siguen bailando sobre la mirada perdida

de aquellos incansables siervos de espejos rotos y corazones muertos

que ni nos miran, porque no nos ven,

y se precipitan calle abajo como una nube inhumana y gris

que nos golpea los hombros

por cuanto avanzamos;

ellos, como luciérnagas insomnes hacia la luz del final del túnel,

y nosotros, como vampiros mordiendo conciencias

en dirección contraria.

 

Ellos llaman a su venganza justicia

y le ponen nuestros ojos,

llaman poder a la obediencia impuesta

con la que hasta el sexo se convierte en un vicio domesticado.

Quieren hacer de nuestros anhelos un amasijo de sombras

y darnos un mechero mojado,

mientras prenden sus fallas en esta quema de brujas

por miedo a que no temamos, pero siempre

nos quedara voz para prender la hoguera,

como deciros,

la esperanza es lo primero que nos quieren quitar

esos perdedores.

 

Sujetan la mentira con pinzas y dejan que seque

bajo las hojas de un periódico escrito por las dos caras

de su moneda.

 

Pero sabemos

que bajo el tapiz acolchado de esa agónica ingenuidad,

que entre las bambalinas de ese escenario

de encarnizada tragicomedia sobre el que, día a día,

se celebra este desfile de sueños al matadero,

aguardan nuestras raíces sedientas de sangre.

Y con el rugir de los tambores de guerra bajo los pies

y las miradas cómplices de cielo abierto,

esperaremos al último acto,

esperaremos el toque de queda,

para gritar

hasta aquí habéis llegado.

 

Ahora, nos toca mover a nosotros.

 

No hay revolución más eterna que el arte

en un mundo de ignorantes en que la cultura

es el mayor signo de rebeldía.

 

Me pregunto a qué precio pagaran el perfume

de nuestro último aliento.

Me pregunto por qué sortear los baches

de su asfaltada vida en línea recta,

amenizando el suicidio

con un estribillo de los Rolling como telón de fondo

o cualquier balada de amor para presos.

 

Y ya puestos, y jodidos, os pregunto:

¿Qué esperáis vosotros de vosotros mismos?

¿De qué material se compone el laberinto que lleváis por mascara

y os aleja de esa idea de vida que imaginabais?

 

Me pregunto por qué vivimos siempre de los porqués

y desconfiamos tanto

de la respuesta.

 

Somos perros desquiciados

atravesando sueños de alambre de espino,

y por lo pronto,

voy dejarme la piel

por curar cada herida.

 

Porque aunque no tengo fe,

ni creo en los milagros,

tengo una vida por delante,

como vosotros.

Y estoy dispuesto a morir por ella.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s