RETO 8: MERAKI

¡CONTINUAMOS CON LA RECTA FINAL DE THE EDGAR ALLAN POETS 3!

 

Tras la expulsión de Silvia Madera, son cinco los concursantes que permanecen en el concurso. David Panchuelo, Júlia Melchor, Daniel Rivera, Irene Vázquez y Ana Lara & Estefanía Sierra. Cualquier de ellos puede convertirse en el tercer Edgar Allan Poet España pero para ello deben seguir enfrentándose a nuevos retos semanales. ¡Allá vamos!

RETO 8: MERAKI

Meraki: Hacer algo con el alma, con amor y creatividad, dejar un pedazo de sí mismo en el trabajo.

Es indudable que cualquier artista que se precie debería practicar el significado de esta palabra griga. Y nuestros Poets no podían ser menos. Si quieren alzarse con la victoria del concurso deben dejar hasta la última esencia de sí mismos en cada trabajo que realicen.

En el reto de esta semana les fue asignada una obra de arte diferente a cada uno de ellos. Imágenes más que conocidas por todos nosotros y en las que sus autores plasmaron su Meraki. Lo que debían hacer nuestros concursantes era reflejar en un texto escrito lo que para ellos significaban esos cuadros, aquello que les transmitía la escena representada, los colores, el estilo… En definitiva, captar el Meraki de los autores de las obras, centrifugarlo para hacerlo suyo y vomitarlo en forma de palabras.

Silvia Madera, como ganadora del reto 7, contaba con una ventaja frente a sus compañeros y es que podía repartir a su gusto todas y cada una de las imágenes.

Os recordamos también que al final de la entrada, como siempre, encontrareis el link para que podáis votar desde ya por vuestro poema favorito. Nosotros volvemos el próximo lunes con una nueva expulsión y un nuevo ganador semanal que recibirá como recompensa una gran ventaja con respecto a sus contrincantes para con el siguiente reto.

¡Qué continúe la revolución!


POEMA 1: LA PERSISTENCIA DE LA MEMORIA (Ana Lara & Estefanía Sierra)

Hace
no sé ya cuántos días
y cada vez menos recuerdos,
que la vida
decidió separarnos.

Antes de que te fueras,
demasiado lejos,
me dejaste notas por recuerdos
para que cada día
consiguiera enamorarme de aquello que me hizo feliz.

Me decías:

“Recuerda nuestra juventud”, y me hablabas de esos dos jóvenes saboreando un futuro con sabor a quédate, hasta el resto de mis días.

“Recuerda nuestras muestras de cariño”. Esas, que hacían que lo imposible se fuera al cajón donde guardamos también el miedo.

“Recuerda esa vida que nos prometimos juntos”. Esa misma, en la que un día, un enemigo llamado alzheimer decidió desgastar los parasiempre que nos prometimos poniendo un cartel de “fin de existencias” en mi mente.

“Recuerda a nuestros hijos”. Los mismos, que cada vez que me abrazan fuerte y me regalan te quieros entre sonrisas, hacen que no me olvide de eso que llaman amor.

“Recuerda nuestros bailes”. Esos, en los que la banda sonora la ponían nuestras carcajadas al compás de unos pasos que con el tiempo fueron desgastándonos las suelas, hasta hacer que dejaras de pisar tierra y volaras hasta tocar cielo.

Nadie sabe,
que aunque ese enemigo quiera ganarme la batalla,
tus últimas palabras hicieron eco en mí
haciendo que ya nunca te vayas.

Esas, en las que me dijiste:

“A pesar del material frágil con el que están hechos tus recuerdos,
te pido amor,

que no te olvides
nunca
de recordar”.

Resultado de imagen de la persistencia de la memoria
La persistencia de la memoria, Salvador Dalí

POEMA 2: DEVÓRAME TÚ QUE YO YA NO PUEDO (Irene Vázquez)

Somos de morder a escondidas
De enseñar los dientes y esconder las mejillas
De dejar huellas en la piel que no cicatriza
De ponernos bombas en vez de zancadillas
De querer más acosta de sus heridas
Y no hablo del quiero y no puedo
Sino del quiero y te puedo
devórame tú, que yo ya no puedo.
Y más yo que tú, que puedo parar el tiempo
Tu tiempo y el de aquellos
Que gobierno mi mundo, el tuyo, y el séptimo cielo
Que si no te tengo reviento
Somos más de cortar las alas y volar a hurtadillas
De quitar la libertad al otro y dejarlo preso
alimentar nuestro orgullo y nuestro ego
De robar su vida aún pagando un alto precio
¿por qué no paramos esta guerra fría?
De contar hasta tres y no mirar por si te pilla
De ser más, del verbo ganar-te siempre y con trampas
Que madurar no es ésto, al menos lo que me contaron cuando crecía
Que van a llegar personas por caminos equivocados
Que tropezar no es la caída , sino hacer del suelo una casa
y no levantar tejado por si llueve o nieva uno de estos días
Que no es cuestión de aprender sino desaprender en vida,
Que luego no hay punto y final y se lía.
Que vas a querer parar el mundo y bajar de él
pero eso es sólo la huida.
Que no tendríamos que llegar a ese punto si firmásemos la paz mundial cada día.
Que eso es utopía y para eso están los pequeños,
Tan inocentes,
que nos enseñan que madurar no es hacer el mal sino el bien,
pero de verdad,
y sin mentiras.

Resultado de imagen de saturno devorando a sus hijos
Saturno devorando a un hijo, Goya

 


POEMA 3: EL GRITO (David Panchuelo)

Paren el siglo XXI, que me bajo.

Se suponía que esto iba a ir a mejor,
que habíamos aprendido las lecciones del pasado.

Ahí siguen las cámaras de gas
para recordarnos de lo que fuimos capaces odiando.

Porque la letra,
con sangre,
se derrama.

Y no.

Esta mañana,
cuando el LED ha pasado de negro a naranja,
mis iris se han escondido,
asustados por unas pupilas enormes
que no creían lo que estaban viendo.

De pronto me he visto sumergido
en un mundo de ricos cada vez más ricos
y pobres cada vez más jodidos.

El racismo latente, siempre al acecho,
ha saltado las verjas de la vergüenza
para mostrarse de nuevo a pleno día
en todo su despreciable esplendor.

La homofobia es un caballo desbocado
que surca las grandes llanuras
hambriento de odio.

Todo es en nombre de Dios.

El Dios contrario a los condones
y al derecho de las mujeres
a decidir sobre su propio cuerpo.

Ese Dios que, estoy seguro,
nunca bendecirá a esta América.

Porque si una cosa sé
es que por muy alto que se levante un muro
las voces de protesta siempre serán capaces de traspasarlo.
Y si se suma el número suficiente de ellas
al final el muro cae,
siempre cae,
entre cascotes y gritos de alegría.

Yo no sé si mi grito ha terminado,
si sigue saliendo de mí
o si tal vez jamás sonido alguno
se escapó de entre mis labios.

Sólo una frase taladra cada neurona
de mi cerebro en estado de shock;
incesante,
inquietante,
es-pe-luz-nan-te:

“Donald Trump, presidente electo
de los Estados Unidos de América”.

Resultado de imagen de el grito munch
El Grito, Munch


POEMA 4: LOS SERES QUE AÚN RESISTEN (Daniel Rivera)

El día da a luz a una mañana de entreguerras,
deben de ser las doce de un junio de mil novecientos treinta,
ella hace mantequilla en la cocina,
se limpia las ganas de revolución contra el delantal
y calla.
Como siempre.
Cuando te han enseñado a no hablar,
el silencio es la única opción disponible
que queda en la tierra de la libertad.
A ella le gustaría poder preguntarle
por qué no tienen sexo desde que el párroco
les dijo que era un pecado abominable.
O quién se despertará a su lado
cuando la diferencia de edad sea tan sólo
una frontera inevitable.
Él, por su parte, repara el techo del granero
con toda la fuerza que es capaz de reunir
a sus cincuenta y muchos años
de sueños sin cumplir.
Escupe hacia el suelo
como hace un buen estadounidense.
Sin arrepentirse.
Y vuelve a pensar en su muerte,
en el hijo que nunca será
y en la tibieza
de una casa sin pantalones
encharcada de color negro despedida.

Ven venir al pintor
por el camino de Des Moines
y agrían aún más el gesto,
evidenciando al límite su odio,
su envidia, su desprecio.
Él sí pudo hacerlo.
Pasan el mal trago lo más rapido posible,
se mantienen quietos durante unos minutos,
se despiden
y regresan al salón donde la sopa se enfría.
Sobre la cómoda y encendido,
ausente, impertérrito, como si perteneciera a otro tiempo,
un televisor.
Un suave hilo de voz anuncia las buenas noticias.
Hillary sucumbe ante Trump.

Resultado de imagen de american gothic
American Gothic, Grant Wood

POEMA 5: EL FIN SE HIZO CAMINO Y ÉL NOS GUIARÁ (Júlia Melchor)

Siempre he dicho que la utopía
implicaba sabor a realidad

aunque algunos lo negaran.

Igual la libertad

creemos tocarla
y sólo algunos
se desatan
y la inhalan.

Pero creemos,

creo en la libertad
y creo en el camino.

Pero caminamos,

y creo en el camino
mucho más que en el fin.

Pero creo en el fin
por ser lo que
saborea la utopía:

vida.

El fin se hizo camino
y él nos guiará.

Creo en el fin
si no fuese por él,

ahora
seríamos
huesos

libres
pero
muertos.

Resultado de imagen de la libertad guiando al pueblo
La libertad guiando al pueblo, Eugène Delacroix

POEMA DE DESPEDIDA: ES CUESTIÓN DE OSCURIDAD (Silvia Madera)

“El arte sirve para consolar
a los que están quebrantados
por la vida”
Y yo llevo mucho tiempo pincel en mano
y vista puesta en esta noche sin luz.

Giro en espirales
para agujerear el suelo que pisas.
Quizás precipitándote al vacío
logres comprender
que caer no es volar.
Y que no podré sonreír
mientras tú seas el único motivo.

La soledad es demasiado maravillosa
como para disfrutarla por separado.
Por eso necesito un tronco
donde poder entrelazar mis ramas
y convertirme en el bosque
que no deje a los árboles ver.

Quise pedirle ese deseo
a una estrella fugaz.
Pero la pinté permanente
para que nunca se marchara del todo,
para no cansarme de pedir imposibles
y seguir siendo el mismo loco
que se cortaría una oreja
antes que no ser alguien que es.

. . .

La misma noche sin estrellas.
Tendré que pintarlas yo.
Con trazos nerviosos pincelo mi vida
hasta convertirme en eso:

Un lienzo colgado
prendido, tan enamorado de la pared que lo sostiene que pronto caerá a sus pies
que engaña a los demás.

El sol terminará por salir,
y yo seguiré siendo ese cielo negro
lleno de puntos brillantes que,
en realidad,
siempre estuvo vacío.

Resultado de imagen de noche estrellada
La noche estrellada, Vincent Van Gogh

Si quieres votar por tu poema/poeta favorito de forma totalmente gratuita entra ya en el siguiente enlace:

VOTA AQUÍ POR TU POEMA/POETA FAVORITO

Recordad que sólo podréis votar una vez y que la encuesta se mantendrá abierta hasta el próximo domingo 20 de Noviembre a las 23:59h. Cualquier voto registrado a partir de ese momento no se tendrá en cuenta en el cómputo global de votos.

Bases del concurso: THE EDGAR ALLAN PO3TS – BASES DEL CONCURSO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s